Del Uniforme a los #Repetidos

Hace dos años tomé la decisión de limpiar mi armario y crear una estrategia para simplificar mis mañanas. En aquel momento sentía que salía de mi casa luciendo desarreglada o que por el contrario invertía tanto tiempo escogiendo que ponerme, que terminaba saliendo tarde. En lo personal mi uniforme de mamá, pantalones y camisas sin mangas, resultó una solución ideal para mis días de stay home mom y comienzos de EMME. Ahora que he añadido el rol de emprendedora full time, las ocasiones de ir a eventos han aumentado, el tiempo libre ha disminuido y las mañanas siguen siendo igual de apuradas.

El uniforme ya no era suficiente

En las últimas semana he atendido el lanzamiento de una colección de primavera, un almuerzo de networking, una conferencia de líderes femeninas y, en preparación a estos eventos, he empezado a notar el tiempo extra que le estoy dedicando a escoger mi outfit para estos días. Desde el momento que me decido ir al evento hasta el día mismo, empiezo a pensar en que me voy a poner, si tengo en mi closet lo que quiero usar o si lo tengo que comprar, si tengo los zapatos o cartera adecuados y por supuesto con que pieza de joyería lo voy a acompañar. Esto sin contar como me voy a maquillarme o peinar.

Si bien no he contabilizado las horas, nada más de enumerar el proceso me doy cuenta que al menos dedico dos horas extras por evento ¡solamente preparándome!. Si asisto a cuatro eventos a la semana, es un total de ocho horas de preparación, o lo equivalente a una noche completa de sueño. ¡Si, una noche COMPLETA!…o igual a una hora diaria de ejercicio, a una hora de brainstorming o una hora para jugar con mis hijos. Pareciera que el tiempo que estoy utilizando para escoger atuendos puedo mejor invertirlo en otras actividades. ¿No les parece?

¡Llegó la hora de Repetir!

Mientras pensaba en esto leí un articulo donde Arianna Huffington, creadora del Huffington Post y Thrive Global, decía que las mujeres tenemos una desventaja competitiva frente a los hombres y es que perdemos energía escogiendo nuestro atuendo y preparándonos. Arianna argumenta que “si comenzamos a repetir nuestra indumentaria disminuiremos brechas con respecto a los hombre y encontraremos libertad de tiempo, dinero y pensamiento”. Exactamente lo que yo estaba pensando y dicho por una mujer con más eventos a los que asistir, mucho más fotografiada y más expuesta a los medios que yo.

La propuesta de Arianna es muy simple: que repitamos atuendos y lo hagamos con orgullo. En vez de avergonzarnos o tratar de esconder que estamos rehusando un vestido hagamos todo lo contrario y nos apoderemos de la acción, lo divulguemos e incluso usemos la etiqueta #Repeat en las redes sociales. Esto no quiere decir que no le dediquemos tiempo a escoger un atuendo para una ocasión especial, mas bien quiere incentivar que no sintamos la necesidad de tener que usar algo nuevo en cada evento si no queremos. Liberador…¿verdad?

Ya yo tengo una ocasión en mi agenda y es que el próximo mes voy a repetir el vestido que use para la graduación de kinder de mi hijo. Este vestido lo voy a usar en la graduación de kinder de mi hija así que será un doble repetido (vestido y ocasión). #Repetido sin pena y con total empoderamiento como nos gusta sentirnos aquí en EMME.

¿Tú te atreves a repetir conmigo?

Macy

 


Share this post


Leave a comment

Note, comments must be approved before they are published