Pendientes de mi abuela

[VIDA FAMILIAR] [EMPODERAMIENTO) [PENDIENTES]

No sé si habrás leído esto antes, pero estoy de humor para compartir la historia de estos aretes una vez más antes de que termine febrero. El 21 de febrero de 2019 marcó el cumpleaños número 99 de mi abuela materna, y siento que no hay mejor manera de celebrar la memoria de alguien a quien amabas, que recordar cómo ese amor te formó, incluso si es después de que se hayan ido.

Los pendientes que me salvaron.

En 2013, era madre de un niño pequeño y un niño en edad preescolar. Había sido mujer inmigrante y ex empresaria durante casi dos años. Yo era una ama de casa con todo para tener éxito, pero estaba fallando tremendamente en eso. Todos los días a las 5 de la tarde sentía que las paredes de mi casa comenzaban a cerrarse como una prisión. Al final de cada día, me sentía miserable y atrapada. Estaba llena de sentimientos negativos, remordimientos y quejas que estaban dañando mi capacidad de ser una madre amorosa y una buena compañera.
“Necesitaba urgentemente cambiar mi rumbo… pero me sentía impotente”.

Un día organizando mi armario, encontré un par de aretes que pertenecieron a mi Abuela Olga. Eran un hermoso par de aros de tortuga verde. Cuando los recogí en mis manos, inmediatamente recordé lo que ella siempre decía: “Nunca debes salir de casa sin aretes o lápiz labial”. Ese día decidí seguir el consejo y ponerme los aretes. Mucha gente tenía algo dulce que decir sobre ellos, y eso se sentía bien. Al día siguiente, usé los mismos aros con un par de lindos zapatos y me sentí increíble una vez más. El tercer día me puse los aretes, los zapatos y un vestido y salí a apuntarme a una clase de conversación en inglés.


Todavía recuerdo vívidamente el momento del despertar que comenzó con ese par de aretes y el consejo de mi Abuela. Poco a poco comencé a sentirme bien con mi día, y con eso vino el poder y la visión para hacer cambios en mi vida que me sacarían del mundo gris que estaba viviendo y me llevarían al camino de mi propósito: diseñar joyas para hacer que las mamás se vean y se sientan lo mejor posible. Hasta el día de hoy estoy segura que mi Abuela me envió ese par de aretes en el momento que más lo necesitaba.


Para honrar ese momento vital en mi vida y la chispa de empoderamiento que generó, diseñé dos pares de aretes con tortuga colorida y metal texturizado. Una mezcla elegante que se puede usar junta o separada según la agenda, pero que haría que cualquier mamá se sintiera extra especial. Y para agregar alegría adicional a la celebración, hasta el final de este mes, cualquiera puede obtener estos diseños únicos por $ 99 , la edad que mi Abuela habría cumplido este mes. 


¡Feliz cumpleaños en el cielo Abuela!

Deja un comentario