Cada pieza emme está hecha a mano en plata y tiene un baño de oro o rodio para protegerla y darle un brillo duradero.

Para cuidar tu pieza emme debes limpiarla con un algodón o un paño suave para eliminar el polvo y la suciedad. Si la pieza necesita más limpieza, puede limpiarla con agua tibia y jabón.

Para el cuidado diario de sus joyas emme, guárdelas en un recipiente limpio y seco y evite la exposición a perfumes o lacas para el cabello.